Cada mes publicamos una serie de artículos de interés para propietarios de viviendas -- consejos para ahorrar dinero, listas para verificar la seguridad de su casa, consejos para mejorar su propiedad, secretos internos de la industria de bienes raíces, etc. Ya sea que actualmente esté "en el mercado", o no, esperamos que encuentre útil esta información. Por favor, siéntase libre de pasar estos artículos a otros miembros de su familia y amigos.

Edición No. 1228
INFORME DESTACADO

Antes que suceda la catástrofe
Las catástrofes naturales o de otro tipo pueden ocurrir súbitamente, en cualquier momento y en cualquier lugar. Su primera prioridad, por supuesto, sería proteger a su familia y sus bienes. Sin embargo, también es importante protegerse contra las consecuencias financieras de una catástrofe, ya que ésta puede dañar o destruir sus bienes, forzarle a vivir temporariamente en otro lugar, cortarle su flujo de ingresos u otras ganancias, o arruinar valiosos registros financieros.

A continuación presentamos algunas medidas simples que usted puede tomar ahora. Sin embargo, antes de tomar cualquier tipo de acción, asegúrese de haber involucrado a su familia o amigos, en lo posible, en su proceso de toma de decisiones y planificación. También puede serle útil la ayuda de un asesor, como un planificador financiero certificado, un agente de seguros u otro profesional financiero similar.
Lo importante es comenzar a planificar ahora, antes que lo inesperado se convierta en la cruda realidad.




También este mes...

9 trampas en las que caen los compradores de casas, y cómo evitarlas
No importa de qué lado se mire, comprar una casa es una inversión significativa. Sin embargo, para muchos compradores puede ser un proceso incluso más caro de lo que debería ser, porque muchos caen presas de, por lo menos, algunos de los muchos errores comunes y costosos que los atrapan en.



 
 

10 preguntas que debería hacer a un planificador financiero
Varias pueden ser las razones por las que decida obtener ayuda de un planificador financiero, como querer comprar una casa, planificar para sus años de jubilación o para la educación de sus hijos, o, simplemente, porque no tiene el tiempo o la experiencia necesaria para poner en orden sus finanzas. Cualesquiera sean sus necesidades, trabajar con un planificador financiero puede ayudarle a asegurar su futuro financiero.



Enlaces Rápidos
Antes que suceda la catástrofe
9 trampas en las que caen los compradores de casas, y cómo evitarlas
10 preguntas que debería hacer a un planificador financiero
 

 

Top>>

Antes que suceda la catástrofe

Incendios... huracanes... inundaciones... terremotos... tornados... . Las catástrofes naturales o de otro tipo pueden ocurrir súbitamente, en cualquier momento y en cualquier lugar. Su primera prioridad, por supuesto, sería proteger a su familia y sus bienes. Sin embargo, también es importante protegerse contra las consecuencias financieras de una catástrofe, ya que ésta puede dañar o destruir sus bienes, forzarle a vivir temporariamente en otro lugar, cortarle su flujo de ingresos u otras ganancias, o arruinar valiosos registros financieros.

A continuación presentamos algunas medidas simples que usted puede tomar ahora. Sin embargo, antes de tomar cualquier tipo de acción, asegúrese de haber involucrado a su familia o amigos, en lo posible, en su proceso de toma de decisiones y planificación. También puede serle útil la ayuda de un asesor, como un planificador financiero certificado, un agente de seguros u otro profesional financiero similar.

Lo importante es comenzar a planificar ahora, antes que lo inesperado se convierta en la cruda realidad.

Proteja a sus bienes:

Una de las primeras cosas que debería hacer es informarse sobre qué tipos de catástrofes pueden ocurrir en el lugar donde usted vive, como incendios, inundaciones, terremotos, huracanes o tornados. Los pasos siguientes pueden ayudarle a evitar, o reducir substancialmente, la destrucción física potencial de sus bienes, en el caso de que sea víctima de una catástrofe. Asimismo, estos pasos pueden reducir sus costos de seguro. Por ejemplo, puede:

  • Instalar detectores de humo, que le advertirán sobre un posible incendio en su departamento o casa.
  • Elevar las instalaciones de servicios de su casa a la planta alta o al ático.
  • Limpiar la maleza que rodee su propiedad, para protegerla contra incendios naturales.
  • Anclar su casa a los cimientos y anclar el techo a la estructura principal.
  • Asegurar objetos que puedan caerse y causar daños en un terremoto, como bibliotecas o el tanque de agua caliente.
  • Instalar persianas contra huracanes en las ventanas de su casa y preparar tapas de madera para las puertas de vidrio.
  • Si su casa está ubicada en un área de alto riesgo de inundación, o sobre una falla geológica, o en un lugar amenazado por la erosión costera, considere mudarse.
  • Haga inspeccionar su casa por un inspector de construcción o un arquitecto, para saber qué mejoras estructurales podrían prevenir, o reducir, daños significativos de catástrofes.
  • Si todavía no ha comprado su casa, cuando lo haga tome en cuenta el tipo de construcción. Las casas construidas de madera tienden a soportar algunos tipos de catástrofes, mientras que las casas construidas de ladrillos se mantienen mejor en pie en otros.

Si no está seguro dónde comenzar, puede contactar a su departamento local de bomberos para que vayan a evaluar su propiedad y sugerirle cómo mejorar la seguridad. Si vive en un área propensa a sufrir terremotos, puede llamar a las empresas que le proveen servicios para que vayan a su casa y le muestren cómo y dónde cerrar las líneas de gas o cómo elevar sus instalaciones de servicios para que no entren en contacto con agua ante una posible inundación.

Realice un inventario de sus bienes:

Haga un inventario de sus pertenencias, elaborando una lista de todo lo que posee en su casa. Si ocurre una catástrofe, esta lista puede:

  • Ayudarle a probar el valor de sus bienes, si los mismos fueron dañados o destruidos.
  • Ayudarle a que reciba un pago rápido y justo por parte de su empresa aseguradora, por las pérdidas que sufrió.
  • Servir como un documento para las deducciones impositivas que solicite por sus pérdidas.

Para realizar un inventario exhaustivo de su hogar:

  • Registre la ubicación de los originales de todos sus documentos financieros y familiares importantes, como certificados de nacimiento y matrimonio, testamentos, escrituras, declaraciones de impuestos, pólizas de seguro y certificados de acciones y bonos. Guarde los originales en un lugar seguro y copias en otro lado. Para propósitos de impuestos y seguros, usted necesitará tener acceso a sus registros.
  • Grabe sus pertenencias en formato visual o impreso. Si no tiene una cámara o una filmadora (ni tampoco puede pedir prestada o alquilar una), compre una libreta de inventario y complételo, o haga una simple lista en papel. Pregúntele a su agente de seguros si puede proveerle una cámara.
  • Recorra cada cuarto de su casa. Describa cada pertenencia, cuándo la compró y cuánto costó. Si toma fotografías o filma, pídale a alguien que abra los roperos y le ayude a fotografiar o filmar los objetos guardados.
  • Registre los números de modelo y de serie.
  • Incluya también los artículos más económicos, como toallas de baño y ropa, ya que si los tiene que reemplazar su costo sumará.
  • Asegúrese de incluir las cosas que tenga guardadas en su ático, sótano y garaje.
  • Anote la calidad de los materiales de construcción de su casa, en particular terminaciones tales como puertas de cedro o accesorios de baño o de cocina caros.
  • Fotografíe el exterior de su casa. Incluya el jardín –el gran árbol que tiene en el jardín de adelante quizás no sea asegurable, pero agrega valor a su propiedad, para propósitos de impuestos. Registre cualquier mejora que haya realizado, como un patio, construcción de cerco o estructuras externas.
  • Fotografíe autos, botes y vehículos de recreación que tenga.
  • Haga copia de los recibos o cheques de pago de artículos valiosos.
  • Obtenga evaluaciones profesionales del valor de sus joyas, artículos de colección, obras de arte u otros artículos que sean difíciles de evaluar. Actualice las evaluaciones cada dos o tres años.
  • Actualice su lista de inventario anualmente.

¿Parece mucho trabajo? Existen programas computarizados diseñados para estos propósitos, que pueden facilitarle esta tarea. Estos programas se pueden comprar en tiendas que venden artículos de computación.

Más importante aún, cuando haya finalizado su inventario, dele una copia del mismo a algún familiar o amigo, o guárdela en una caja de seguridad de un banco. No deje la única copia que tenga en su casa, donde puede ser destruida.

Contrate seguro:

A pesar de haber tomado el tiempo necesario para prepararse para el caso de una catástrofe, sus bienes pueden sufrir graves daños, inevitables. Aquí es cuando el seguro para inquilinos o propietarios puede ser de gran ayuda. Sin embargo, mucha gente afectada por catástrofes recientes no tenía el seguro correspondiente o no tenía ningún tipo de seguro. El seguro para propietarios no cubre inundaciones u otras catástrofes significativas. Asegúrese, entonces, de comprar el seguro que necesite para protegerse de los riesgos que pueda correr.

Si es propietario:

  • Contrate, como mínimo, cobertura con reemplazo completo o con costo de reemplazo. Esto significa que la estructura será reemplazada hasta los límites especificados en la póliza.
  • Investigue si puede obtener una póliza con costo de reemplazo garantizado. Estas pólizas –no siempre disponibles, pueden pagar la reconstrucción de su casa, incluyendo mejoras, a precios actuales, independientemente de los límites de la póliza.
  • Haga tasar su casa periódicamente para asegurarse que la póliza refleja el costo real de reemplazo.
  • Actualice la póliza cuando haga mejoras en su propiedad, como terminación del sótano. La actualizaciones anuales automáticas que haga su empresa aseguradora quizás no sean suficientes para cubrir las mejoras que usted ha hecho.
  • Compre una póliza que cubra el costo de reemplazo de sus pertenencias. La cobertura estándar cubre únicamente el valor en efectivo real (costo de reemplazo menos descuento por uso o años de antigüedad).
  • Entienda bien qué cubre y qué no cubre su póliza, y cómo funcionan las cantidades deducibles (la porción que usted debe pagar antes de cobrar su póliza).
  • Averigüe si hay disponible seguro operado por el gobierno, si le es difícil obtener cobertura privada como resultado de una catástrofe reciente. Las primas de estos seguros generalmente son más altas que las del mercado, pero es mejor tener cobertura que no tenerla.
  • Use la lista del inventario de sus pertenencias para verificar si la cobertura de su póliza es congruente con el valor de sus cosas.

Si es inquilino:

  • Si alquila, considere vivir en un área que no presente alto riesgo de inundación o que no esté ubicada sobre una falla geológica.
  • Contrate seguro para inquilinos, el cual cubre bienes personales dañados, destruidos o robados. El seguro del dueño de la casa donde usted vive no cubrirá los daños o la pérdida de sus bienes. Asimismo, considere obtener cobertura especial para sus pertenencias, como seguro contra inundación.
  • Infórmese bien con respecto a qué cubre la póliza. Algunas pólizas cubren más que otras. Por ejemplo, ¿su póliza cubrirá sus gastos de supervivencia si tiene que vivir en otro lugar temporariamente, o cubrirá daños por filtración de aguas cloacales?
  • Compare lo que le ofrecen distintas empresas aseguradoras y elija la mejor cobertura al mejor precio. Además del seguro contra inundación ofrecido por el gobierno, las pólizas varían de una empresa a otra. En su mayoría, las pólizas son económicas. Averigüe primero en la empresa con la que tiene asegurado su automóvil. Generalmente, las empresas aseguradoras ofrecen descuentos cuando el cliente contrata más de un tipo de póliza con la misma empresa.

Si se ha de mudar:

  • Seleccione una casa o un área que no esté ubicada sobre una falla geológica, ni en un área propensa a sufrir inundaciones, o que esté amenazada por la erosión costera.
Considere cobertura especial:

El seguro para inquilinos y propietarios no cubre ciertos tipos de pérdidas. Pregúntele a su agente de seguros o a su planificador financiero sobre cobertura especial o adicional para lo siguiente:

  • Inundaciones. Las pólizas de propietarios no cubren daños sufridos por inundaciones. Llame primero a su empresa aseguradora o a su agente actual para averiguar sobre este tipo de cobertura.
  • Terremotos. Normalmente las primas son altas y las cantidades deducibles pueden variar entre el 5% y el 20% de la cobertura de la póliza. Igualmente, tener esta cobertura puede ser mejor que no tenerla. (La cobertura contra terremotos, para las pertenencias que tenga adentro de su casa, normalmente se vende por separado).
  • Oficinas en el hogar. Algunas pólizas extienden la cobertura automáticamente de su casa a sus equipos de computación y algunos otros artículos comerciales. Hable con su agente para determinar cuáles artículos estarían cubiertos y cuáles no. Si fuera necesario, usted puede comprar cobertura comercial adicional a un costo modesto. Posiblemente, sea mejor aún comprar por separado una póliza de seguro para pequeños negocios, la cual le proveería más cobertura.
  • Códigos de construcción. Pregúntele a su agente sobre seguro adicional para cubrir los costos de poder cumplir los códigos de construcción actuales, que, en general, son más estrictos. Con frecuencia, tras una catástrofe, la gente se encuentra con que debe pagar costos de construcción mucho más elevados, porque éstos han cambiado. Cuando se reconstruye una vivienda, deben cumplirse todos los códigos actuales. Considere también mejoras estructuras adicionales que le ofrezcan mayor protección.
  • Otros problemas potenciales. Entre éstos estarían las minas subterráneas (ubicadas debajo de su propiedad), filtración de aguas cloacales, o avalanchas de barro.
Dónde guardar el dinero en efectivo:

Después de una catástrofe, posiblemente necesite dinero en efectivo para los primeros días o, incluso, para las primeras semanas. Si usted no puede trabajar, entonces no tendrá ingresos. Para ayudarse a mantenerse solvente, considere lo siguiente:

  • Guarde una pequeña cantidad de efectivo o cheques del viajero en su casa, en un lugar donde lo pueda agarrar rápidamente ante cualquier evacuación súbita. Una catástrofe puede dejar inoperativos los cajeros automáticos y los bancos. El dinero que guarde debería ser en billetes de pequeña denominación, para facilitar su uso.
  • Ahorre dinero en un fondo para emergencias. Aunque puede ser difícil hacerlo si no tiene un gran presupuesto, el esfuerzo bien puede valer la pena. El fondo puede ser muy útil, no sólo en el caso de una catástrofe, sino también en otras crisis financieras que se le puedan presentar, como durante un período de desempleo, o si surgen gastos inesperados, como honorarios de abogados.
  • Guarde su fondo en una cuenta segura y de fácil acceso, como una cuenta de ahorro simple o una de inversión.
  • Guarde parte del dinero fuera del área local, ya que la catástrofe que le afecte a usted también puede afectar a los bancos locales. Puede considerar abrir una cuenta de fondos mutuos en otra ciudad.
  • Pague al día sus tarjetas de crédito. Posiblemente, necesitará utilizarlas después de la catástrofe.
Use una caja de evacuación:

Compre una "caja de evacuación" con cerradura y de material resistente, que pueda agarrar en el caso de una emergencia. Incluso una caja de cartón le servirá. Ponga documentos importantes adentro de la caja, en bolsas de plástico cerradas, a prueba de agua. Guarde la caja en un lugar de su casa donde la pueda agarrar fácilmente. Lleve esta caja siempre consigo, no la deje sin atención adentro de su automóvil.

La caja debe ser lo suficientemente grande como para poder guardar lo siguiente:

  • Una pequeña cantidad de cheques del viajero o dinero en efectivo y algunas monedas.
  • Negativos o fotografías personales irremplazables, protegidas en sobres de plástico.
  • Una lista de contactos de emergencia, como doctores, asesores financieros, miembros del clero, contratistas de reparaciones de buena reputación, y números y direcciones de familiares que vivan en otro área.
  • Copias de recetas importantes de medicamentos y anteojos, y copias de los certificados de vacunación de sus hijos.
  • Tarjetas o información de seguros médicos, dentales o de medicamentos.
  • Copias de sus pólizas de seguro de automóvil, inundación, inquilino o propietario (o, por lo menos, los números de las pólizas) y una lista de los números telefónicos de sus empresas aseguradoras.
  • Copias de otros registros financieros y familiares importantes (o, por lo menos, una lista del lugar donde están guardados). Entre éstos estarían: escrituras de propiedades, títulos de propiedades, testamentos, cartas de instrucciones, certificados de nacimiento y matrimonio, pasaportes, documentos que detallen beneficios relevantes para empleados, las dos primeras páginas de las declaraciones impositivas del año anterior, etc. Los originales de estos documentos, con excepción de los testamentos, deberían guardarse en una caja de seguridad o en otro lugar seguro.
  • Copias de reserva de sus registros financieros computarizados.
  • Una lista de los números de sus cuentas bancarias, préstamos, tarjetas de crédito, licencias de conducir, cuentas de inversión (acciones y fondos mutuos), y de seguridad social.
  • Asimismo, la llave de su caja fuerte.
Alquile una caja de seguridad:

Las cajas de seguridad son valiosísimas para proteger los originales de sus documentos importantes. Si no tiene una, guarde copias de estos documentos en la caja de evacuación o déselas a familiares o amigos. Entre los documentos originales que debería guardar en la caja de seguridad están:

  • Escrituras, títulos y otros registros de propiedad (casa, autos, casas rodantes, botes, etc.).
  • Certificados de nacimiento y documentos de naturalización.
  • Certificados de matrimonio/divorcio y de custodia de niños.
  • Pasaportes y documentos de milicia/veteranos.
  • Evaluaciones de joyas y objetos heredados caros.
  • Certificados de acciones, bonos y otras inversiones.
  • Acuerdos de fideicomisos (trusts).
  • Testamentos en vida, poderes notariales y poderes notariales relacionados con la salud.
  • Pólizas de seguro (copias).
  • Registros de mejoras realizadas a su propiedad.
  • Documentación correspondiente al inventario de sus pertenencias.

Generalmente, los originales de testamentos no deben guardarse en una caja de seguridad, ya que la caja sería cerrada temporariamente si usted muere. En cambio, guarde los originales de los testamentos en el registro local de testamentos o con su abogado.

Decidir cuál sería un lugar seguro y conveniente no es fácil. Puede alquilar una caja de seguridad en un banco ubicado lo suficientemente lejos de su casa, con menor probabilidad de que sea afectado por la misma catástrofe que afecte a su casa (bóvedas de bancos han sufrido eventos de inundación). Guarde la llave de su caja de seguridad en su caja de evacuación.

Cajas de seguridad residenciales y cajas a prueba de incendios:

Las cajas de seguridad residenciales y las cajas a prueba de incendios pueden ser lugares convenientes para guardar documentos importantes. Sin embargo, algunas catástrofes, como los huracanes, las inundaciones o los tornados, pueden destruir su casa. Normalmente, es mejor guardar sus documentos originales en una caja de seguridad de un banco o en otro lugar lejos de su casa.

Si tiene tiempo...

Algunas catástrofes, como los tornados o los terremotos, golpean con poca, o ninguna, advertencia. Otras, como las inundaciones o los huracanes, pueden dar cierto tiempo para prepararse. Si tiene suficiente tiempo, puede tomar las siguientes acciones:

  • Decida qué pertenencias incluiría en una lista muy corta de prioridades. Por ejemplo, imagine que sólo puede llevar una valija o cargar el automóvil una sola vez. ¿Qué llevaría entonces? Haga participar a toda su familia en esta discusión. Lleve sus joyas y otros artículos pequeños valiosos.
  • Lleve sus objetos heredados, sus recuerdos y sus fotos irremplazables.
  • No pierda tiempo con artículos tales como televisores, muebles, computadoras y ropa (excepto la necesaria para usar en los pocos días siguientes).
  • Asegúrese, sin embargo, de llevar una radio accionada con baterías y baterías de repuesto, para mantenerse informado.
  • Lleve sus documentos y discos de computadora con información importante, si trabaja desde su casa.

¡Tantas ideas...! Probablemente no tenga tiempo, o no pueda, aplicar todas las sugeridas aquí. No importa, haga lo que pueda. Incluso si toma algunas de estas medidas ahora, estará mejor preparado financieramente ante una catástrofe.

 

 

Top>>

9 trampas en las que caen los compradores de casas, y cómo evitarlas


"Un enfoque sistematizado del proceso de compra de una vivienda puede ayudarle a evitar estas trampas comunes, permitiéndole no sólo recortar costos, sino también asegurar la casa más apropiada para usted."


No importa de qué lado se mire, comprar una casa es una inversión significativa. Sin embargo, para muchos compradores puede ser un proceso incluso más caro de lo que debería ser, porque muchos caen presas de, por lo menos, algunos de los muchos errores comunes y costosos que los atrapan en:

  • pagar demasiado por la casa que quieren, o
  • perder la casa de sus sueños ante otro comprador, o
  • (peor) comprar una casa no apropiada para sus necesidades.

Un enfoque sistematizado del proceso de compra de una vivienda puede ayudarle a evitar estas trampas comunes, permitiéndole no sólo recortar costos, sino también asegurar la casa más apropiada para usted.

9 trampas en las que caen los compradores.

Este importante informe describe las nueve trampas más comunes y costosas en las que caen los compradores, cómo identificarlas y qué puede hacer usted para evitarlas.

1. Ofertar a ciegas.

¿Qué precio debe ofrecer cuando presenta una oferta por una casa? ¿El precio que pide el vendedor es demasiado alto, o representa una buena inversión? Si no investiga el mercado para saber a qué precios se venden casas comparables a las que usted desea comprar, presentar una oferta sería hacerlo a ciegas. Al desconocer los valores actuales del mercado, usted podría fácilmente presentar una oferta demasiado alta o, por el contrario, dejar de hacer una oferta competitiva por una propiedad que ofrece excelente valor.

2. Comprar una casa no apropiada para sus necesidades.

¿Qué busca en una casa? Una pregunta muy sencilla cuya respuesta puede ser muy compleja. Más de un comprador se ha dejado llevar por la emoción y el entusiasmo del proceso de compra, para luego encontrarse dueño de una vivienda que es demasiado grande o demasiado pequeña, que queda más lejos del lugar de su trabajo que lo que desearía, o que requiere la reparación de más de una docena de cosas que con las que desearía lidiar. Por lo tanto, antes de comprar una casa, tome el tiempo que necesite para definir claramente sus deseos y sus necesidades. Ponga todo por escrito y luego utilice la lista para evaluar cada casa que visite.

3. Título gravado.

Asegúrese, al comienzo de las negociaciones, que la casa que desee comprar no esté afectada con gravámenes, solicitando un certificado de libre deuda. Lo último que deseará descubrir cuando esté por cerrar la transacción es que existen gravámenes sobre la propiedad, tales como gravámenes por impuestos no pagados, propietarios no registrados, servidumbres, contratos de arrendamiento, etc.

4. Plano inexacto de la propiedad.

Como parte de su oferta de compra, asegúrese de solicitar un plano actualizado de la propiedad, que muestre claramente los límites de la misma. Si el plano no es actual, posiblemente no incluya cambios estructurales hechos a la propiedad con posterioridad a la fecha en que fue elaborado (partes anexadas a la casa, una pileta de natación, el cerco del vecino que traspasa el límite de su propiedad, etc.). Clarifique estos aspectos.

5. Arreglos necesarios no divulgados.

No espere que cada vendedor le informe sobre cada detalle de la casa al cual usted deberá prestar atención. Al igual que usted, los vendedores atienden sus propios intereses. Asegúrese de realizar una inspección exhaustiva de la propiedad al principio del proceso de negociación. Considere contratar a un inspector independiente para que revise la casa objetivamente por dentro y por fuera, y haga el contrato final basado en el informe del inspector. El inspector debería proporcionarle un informe de cada ítem que necesite reparación, con el costo aproximado asociado.

6. No obtener la preaprobación del préstamo hipotecario.

La preaprobación del préstamo hipotecario es un trámite rápido y gratis. Teniendo la preaprobación de su hipoteca, usted podrá buscar una casa para comprar con mayor sensación de libertad y seguridad, sabiendo que el dinero estará asegurado cuando encuentre la casa de sus sueños.

7. Incumplimiento del contrato.

Si el vendedor no cumple con todo lo estipulado en el contrato; por ejemplo, no efectúa reparaciones acordadas o cambia el espíritu del acuerdo en alguna forma, eso podría demorar el cierre y la liquidación de la transacción. Acuerde de antemano una suma para un fondo de garantía, para cubrir las situaciones que el vendedor no llegue a cumplir. Prepare una lista de los aspectos acordados, revíselos y verifique si el vendedor ha cumplido con ellos, uno por uno.

8. Costos escondidos.

Asegúrese de identificar y "descubrir" todos los costos (grandes y pequeños) con bastante anticipación. Al momento de cerrar una transacción, puede sorprenderse de encontrar que debe pagar costos por esto o aquello, presentados debajo del renglón "Subtotal de costos", tales como cargas por desembolso del préstamo, costos de subscripción, etc. Entienda estos costos por adelantado, solicitándole a su prestamista que le proyecte todos los costos por escrito.

9. Apresurar el cierre de la operación.

Tome el tiempo que necesite durante esta parte crítica del proceso, e insista en ver todos los documentos involucrados el día anterior a que firme. Asegúrese de que la documentación refleje perfectamente todo lo que usted ha entendido con respecto a la transacción, y que no se haya agregado o quitado nada de lo acordado. ¿Es la tasa de interés la correcta? ¿Está todo cubierto? Si deja esta parte del proceso para el mismo día del cierre de la operación, puede tropezarse con algún obstáculo inesperado a último minuto que, quizás, no pueda solucionar sin comprometer los términos de la negociación, la financiación o, incluso, de la venta misma.

 

 

 

Top>>

10 preguntas que debería hacer a un planificador financiero

Estas preguntas le ayudarán a entrevistar y evaluar a varios planificadores financieros, para encontrar el que satisfaga mejor sus requisitos. Usted querrá elegir un profesional competente y calificado, con quien se sienta cómodo; uno cuyo estilo de trabajo satisfaga sus requisitos de planificación financiera. Para su conveniencia, a continuación incluimos las preguntas que debería hacer.

1. ¿Qué experiencia tiene?

Averigüe cuánto tiempo la persona ha trabajado en el área de planificación financiera, y la cantidad y los tipos de empresas con las que ha estado asociada. Pídale que describa brevemente su experiencia laboral y cómo ésta se relaciona con su práctica actual. Elija una persona que tenga, como mínimo, tres años de experiencia asesorando a individuos en el área de finanzas.

2. ¿Cuáles son sus calificaciones?

El término "planificador financiero" es utilizado por muchos profesionales del área de finanzas. Pregunte a la persona qué le califica para ofrecer asesoramiento en planificación financiera y si tiene alguna designación en el área, como la de Planificador Financiero Certificado. Busque un planificador que tenga experiencia comprobada en temas de planificación financiera, como seguros, planificación tributaria, inversiones, planificación sucesoria, o planificación para la jubilación. Averigüe qué pasos toma el planificador para mantenerse al corriente de los cambios y los desarrollos en el campo de planificación financiera. Si el planificador tiene una designación de planificación financiera, verifique su historial con el Consejo de Planificadores Financieros Certificados u otras organizaciones profesionales relevantes.

3. ¿Qué servicios ofrece?

Los servicios que ofrece un planificador financiero dependen de diversos factores, incluyendo sus credenciales, sus licencias y sus áreas de experiencia. Los planificadores financieros no pueden vender seguros ni títulos valores, como fondos mutuos o acciones, sin las licencias apropiadas, ni pueden ofrecer asesoramiento en inversiones, a menos que estén registrados con las autoridades estatales o federales. Algunos planificadores ofrecen asesoramiento en planificación financiera, en diversos temas, pero no venden productos financieros. Otros pueden proveer asesoramiento en áreas específicas únicamente, tales como planificación sucesoria o asuntos impositivos.

4. ¿Cómo enfoca la planificación financiera?

Pregunte al planificador financiero sobre los tipos de clientes y situaciones financieras con las que en general le gusta trabajar. Algunos planificadores prefieren desarrollar un plan general que reúne a todos los objetivos financieros del cliente. Otros proveen asesoramiento en áreas específicas, de acuerdo con las necesidades del cliente. Asegúrese de que la perspectiva de inversión del planificador no sea ni demasiado cautelosa ni extremadamente agresiva para su comodidad. Algunos planificadores sólo ofrecen sus servicios a clientes que hayan acumulado una cierta cantidad de patrimonio. Averigüe si el planificador se encargará por si mismo de implementar las recomendaciones financieras que elaborará para usted, o si le recomendará otras personas.

5. ¿Únicamente usted trabajará conmigo?

El planificador financiero puede trabajar por si solo para usted, o puede trabajar con ayuda de otras personas de su oficina. En este caso, es preferible que usted conozca personalmente a todas las personas que trabajarán para usted. Si el planificador trabaja con profesionales externos (como abogados, agentes de seguros o especialistas en impuestos), para elaborar o llevar a cabo las recomendaciones de planificación financiera, obtenga una lista de sus nombres para poder verificar la experiencia de cada uno.

6. ¿Cómo cobra por sus servicios?

Como parte del acuerdo de planificación financiera, el planificador debería informarle claramente, por escrito, cómo cobrará por los servicios que le prestará. Los planificadores financieros pueden cobrar de diversas formas:

  • un sueldo pagado por la empresa para la cual trabaja el planificador.  El empleador del planificador recibe el pago, ya sea en calidad de honorarios o comisiones, y paga el sueldo al planificador.
  • honorarios basados en una tarifa horaria, una tarifa fija, o un porcentaje de los bienes y/o ingresos del cliente.
  • comisiones pagadas por un tercero, por los productos vendidos al cliente para implementar las recomendaciones de planificación financiera . Las comisiones generalmente consisten en un porcentaje de la cantidad de dinero que el cliente invierte en un producto.
  • una combinación de honorarios y comisiones, por la cual cargan honorarios por la cantidad de trabajo invertido para desarrollar las recomendaciones de planificación financiera, y cobran comisiones por los productos vendidos. Además, algunos planificadores pueden eliminar una porción de sus honorarios, si reciben comisiones por la implementación de sus recomendaciones.
7. ¿Cuánto cobra normalmente?

Aunque la suma que deba pagarle al planificador dependerá de sus necesidades particulares, el planificador debería proporcionarle una estimación de los costos, basados en el trabajo que realizará para usted. Estos costos incluirían sus tarifas horarias o fijas, o el porcentaje de comisión que recibiría por los productos que usted compre como parte de sus recomendaciones.

8. ¿Además de mi, habría alguien que se beneficiaría de sus recomendaciones?

Las relaciones o asociaciones comerciales que pueda tener el planificador pueden afectar su juicio profesional mientras trabaja con usted, impidiéndole actuar para sus mejores intereses. Pídale que le proporcione, por escrito, una descripción de sus conflictos de interés. Por ejemplo, los planificadores financieros que venden pólizas de seguro, títulos valores o fondos mutuos, tienen una relación comercial con las empresas que proveen estos productos. El planificador también puede tener relaciones o asociaciones sobre las cuales debería informarle, como el beneficio que puede recibir por recomendar a usted a un agente de seguros, contador o abogado, para la implementación de sus recomendaciones.

9. ¿Alguna vez ha recibido una sanción pública disciplinaria por acciones ilegales o no éticas en su carrera profesional?

Algunas organizaciones normativas gubernamentales y profesionales mantienen registros del historial disciplinario de los planificadores y asesores financieros. Pregunte al planificador por qué organizaciones se rige, y contacte a esos grupos para verificar el historial del planificador.

10. ¿Puede describir por escrito los servicios que me prestará?

Solicite al planificador un acuerdo escrito que detalle los servicios que le proveerá. Guarde este documento en sus archivos para futura referencia.

 

 

Top>>